Tipos de kayak

De las mejores cosas del kayak es la extensa gama de actividades que se abren ante ti: desde la adrenalina de correr por los veloces de las aguas bravas hasta la plácida serenidad de un día de pesca en un lago.

Cada actividad tiene su diseño concreto de kayak, desde la corta y ancha embarcación de recreo hasta las largas y muy elegantes líneas del kayak de mar. En ocasiones, distinguir estas embarcaciones y escoger la que mejor se amolda a la aventura que deseas emprender puede ser complicado.

Para asistirte, hemos elaborado una guía en la que se explican los modelos de kayak que tienes a tu predisposición, las diferencias entre ellos y las condiciones en las que debes emplearlos.

 

Clasificación de los tipos de kayak

Hay dos variedades principales de kayaks: de aguas llanas y de aguas bravas.

 

Kayaks de aguas llanas

Existen cinco tipos.
Los kayaks sit-on-top no tienen la bañera cerrada, con lo que son simples de subir y bajar. Acostumbran a ser más anchos que la mayor parte, con lo que tienen una buena estabilidad primaria. Son buenos para pescar por el hecho de que todo el equipo es sencillamente alcanzable. Tienen la enorme desventaja de que en ocasiones se mojan, si tienes cuidado puedes sostenerte seco, mas la mayor parte de las veces te vas a mojar un tanto por las salpicaduras, lo que es agradable en verano, mas no tanto en invierno. Con un tanto de práctica puedes entrar en ciertos de estos kayaks flotando en aguas profundas, lo que es agradable si nadarás, de forma intencionada o bien no.

Los kayaks de recreo tienen la bañera cerrada, mas acostumbra a tener una abertura bastante grande, suficientemente grande para meter a un pequeño pequeño. Son más cortos que los kayaks de travesía, por norma general de tres metros o bien menos. Son agradables por el hecho de que en el verano se puede dejar la cabina abierta para un camino agradable y fresco, mas en el invierno se puede usar una falda y tener un viaje seco y caluroso. Son significativamente más asequibles que los kayaks de travesía y como son más cortos son más simples de guardar y transportar. Siendo más cortos, no son tan veloces como los kayaks de travesía por el hecho de que no tienen tan buen seguimiento. El seguimiento es la capacidad de un kayak de ir online recta en vez de virar cuando no se quiere. Un kayak que no se desplaza bien virará a la derecha cuando se boga a la izquierda y a la inversa. Generalmente, cuanto más largo sea el kayak, mejor va a ser su seguimiento. Ciertos kayaks de recreo logran un mejor seguimiento a través de el empleo de un skeg o bien timón.

Los kayaks de travesía acostumbran a tener doce pies o bien más de longitud, y normalmente tienen cabinas más pequeñas. Asimismo son más estrechos. La bañera más pequeña asimismo tiene refuerzos para los muslos, de forma que si el kayak se vuelca, el palista usa sus muslos y caderas para regresar a erguirse. Estos kayaks son costosos, generalmente unos ochocientos dólares estadounidenses utilizados y mil doscientos dólares americanos o bien más nuevos. Son rapidísimos pues son muy estrechos y largos. La mayor parte de los kayaks de travesía emplean un timón para asistirles a virar. Son bastante difíciles de guardar y transportar debido a su longitud. Estos kayaks se emplean más de forma frecuente en viajes largos mediante grandes masas de agua y no son tan útiles para la familia en un viaje de tarde al lago donde un recreativo o bien sit-on-top sería mejor.

Los kayaks de pedaleo son estupendos para las personas que tienen inconvenientes de espalda o bien de hombros, en tanto que el único instante en que hay que emplear los brazos es cuando se tira cara la ribera. Asimismo son fantásticos pues puedes recorrer distancias considerablemente más largas pues ahora estás utilizando músculos con más fibras de “contracción lenta” que son mejores para una mayor duración que las fibras de “contracción veloz” que están en tus brazos. La mayor desventaja de estos kayaks es el coste. Hay dos kayaks de pedaleo que conozco, y los dos son estupendos. Un tipo usa una hélice y se pedalea como una bici. El otro tipo usa aletas como un pez. Yo personalmente me decanté por la serie “Hobie Mirage” que tiene las aletas y me chifla. Si tengo la ocasión voy a probar el tipo con hélice y después os cuento qué tal es.

Los kayaks hinchables de aguas llanas no tendrán una opinión conveniente por mi parte. Los considero inútiles (TOYS). Se desplazan horrorosamente, no son muy cómodos y debes preocuparte de reventarlos. A mi modo de ver, si piensas que no tienes espacio para un kayak de casco duro, entonces deshazte de tu sofá y pon tu kayak en el salón. Es una enorme pieza de charla, es una silla agradable para leer un libro y se puede emplear como una mesa de estilo nipón en el suelo. Si tu mujer se opone a que no haga juego con la decoración, dile que harás un tema de “kayak”, que está de tendencia en Europa.

Nota: Si compras un kayak de aguas apacibles de segunda mano, asegúrate de no adquirir por accidente un kayak de aguas bravas de la vieja escuela. Los vas a reconocer por el hecho de que acostumbran a tener unos diez-doce pies de largo, tienen pequeñas aberturas en la bañera, y cuando están sentados en el suelo los extremos se viran cara arriba en vez de estar planos en el suelo.

 

Kayaks de aguas bravas

Podemos distinguir cuatro variedades.

En los playboats es donde veo que muchos nuevos kayakistas se confunden. Ven uno de estos kayaks en venta y creen que pueden emplearlo para correr un río. Estos kayaks son eminentemente para ir a un sitio y quedarse a jugar en las olas paradas y los orificios. No adquiera uno de estos botes si planea partir de un punto en el río y viajar por el río hasta otro punto. Estos kayaks son incómodos pues los playboaters precisan ser “uno” con su kayak. Estos kayaks son cortísimos, por norma general de uno con ochenta metros. Son muy entretenidos si tienes una zona para ir que tenga olas y orificios. Son bonitos para hacer trucos y que tu novia se siente en la ribera a ver lo cachas que eres. Asimismo son una opción alternativa realmente agradable a ir al gimnasio, dos horas en tu sitio de recreo preferido te librarán de esos michelines en escaso tiempo.

Los River Runners acostumbran a medir entre dos y tres metros de largo. Esta es buena longitud para dar un tanto de seguimiento para las largas secciones llanas del río que su inevitablemente deben a través, mas suficientemente corto para manejar las curvas cerradas que el río hace. Estos kayaks son bastante cómodos y tienen mucho espacio para guardar el equipo para dos días.

Los Creekboats – Creekers, acostumbran a ser de ocho pies o bien más y tienen mucho volumen para dejarte salir a la superficie. Son bastante cómodos, y acostumbran a estar un tanto más construidos para aguantar las caídas. Tenga cuidado si es un principiante. Ciertas embarcaciones de río tienen un casco de desplazamiento. Un casco de desplazamiento es bueno para las caídas, mas cuando se usa uno para correr los ríos pueden ser un tanto bastante difícil en los orificios y cruzar las líneas de remolino. Si estás comenzando, te invito a un casco de planificación. Los cascos de planificación son mejores para una mayor pluralidad de aguas. Los cascos de desplazamiento son mejores para riachuelos y grandes caídas. Lógicamente, esto es solo mi opinión, y estoy convencido de que hallarás a alguien que piense lo opuesto.

Los kayaks de la vieja escuela – Long Boats, son bastante comunes en los sitios de segunda mano. Son kayaks fabricados a fines de los ochenta y principios de los noventa. Claramente tienen ciertas ventajas, y si sabes lo que deseas pueden ser realmente útiles. Son bastante largos en comparación con los navíos modernos. Acostumbran a medir entre tres y cuatro metros. Esta longitud auxiliar es buena si se navega por ríos que tienen mucha agua plana entre los veloces. Su longitud puede ser un inconveniente si se efectúan ciertas curvas cerradas. La otra desventaja es que acostumbran a tener una cabina pequeñísima que no es tan cómoda como las embarcaciones modernas. La otra razón para las cabinas grandes es la seguridad. Esa gran cabina en los navíos más nuevos es agradable y veloz para salir cuando estás en un aprieto. Estas embarcaciones son baratísimas, con doscientos dólares estadounidenses se puede lograr un kayak, un faldón y un remo.

Los kayaks inflables para aguas blancas – Duckies, son todo lo opuesto a los kayaks inflables para aguas lisas que no valen nada. Los kayaks inflables para aguas bravas son fantásticos y una enorme forma de comenzar tu carrera en aguas bravas. Son muy estables debido a su anchura. Pueden transportar mucho equipo. Son más cómodos que los kayaks de aguas bravas de casco duro por el hecho de que puedes mudar de situación periódicamente. Estos kayaks son tan simples de utilizar que muchas empresas te arriendan uno tras un curso de dos horas y te dejan correr por ríos de clase II y III. Yo personalmente he tenido dos y los he utilizado hasta la clase IV y fue excelente. El único inconveniente es que no se comportan tan bien en ríos con muchas curvas cerradas. Si no fuese por eso me encantaría emplear uno más de forma frecuente.
Hay híbridos de todos estos kayaks. Por servirnos de un ejemplo el híbrido entre un playboat y un river runner se acostumbra a llamar “Free Running Kayak”. Tienen suficiente longitud y comodidad para llevarte por el río, mas entonces si hallas un buen sitio de juego puedes parar, divertirte un tanto, y después proseguir tu camino.