Cómo diseñar un jardín sostenible

La jardinería sostenible significa cultivar un jardín de forma inteligente y ecológica. Se trata de devolver a la madre naturaleza a través de el empleo de métodos de cultivo orgánicos, de forma que se emplean menos productos químicos y se adoptan opciones alternativas más ecológicas cuando se cultiva el huerto. Los comestibles producidos en un huerto sostenible son ricos en nutrientes y en sabor.

La sostenibilidad no es solo una práctica puntual, sino más bien un modo de vida que promete esenciales recompensas en un largo plazo, tanto en salud como en ahorro de costos.

 

Pasos para cultivar un bio jardín

Acá hay quince pasmantes ideas de jardinería sostenible que deberías estimar probar en tu jardín:

Diseña tu jardín
Cuando pienses en dedicarte a la jardinería sostenible, es una gran idea agregar prácticas de conservación de recursos en tu jardín para resguardar tus plantas y el suelo. Existen muchas prácticas de conservación del agua y de preparación del suelo que puedes agregar al diseño de tu jardín para hacerlo más ecológico y reducir su impacto en el medioambiente.
El diseño sostenible es bastante amplio; cuando planees tu jardín, piensa en las distintas plantas que deseas cultivar. Las plantas amantes de la sombra deben plantarse a la sombra de plantas altas y frondosas, donde reciban mucha sombra. Las plantas que adoran el sol deben plantarse en zonas radiantes donde puedan gozar de sus mimos. Las plantas que anhelan el agua deben plantarse en zonas húmedas del jardín a fin de que se sostengan sanas con un mínimo de cuidados.
Si planeas todos estos puntos con cierta antelación, vas a poder preservar muchos recursos al unísono que nutres un jardín bueno y sano.

Haz compost con tus restos verdes

Una de mis prácticas preferidas de jardinería sostenible es el compostaje, o sea, el reciclaje de tus comestibles y otros restos naturales para usarlos como abono orgánico. En vez de tirar las hojas fallecidas, las cabezas de las flores y los recortes de yerba, puedes transformarlos en abono orgánico rico en nutrientes para tu jardín. Esto va a hacer que tu suelo sea más rico y que tus productos sean más sanos y exquisitos.
Puedes negociar con las escuelas, los parques y las tiendas de comibles de tu distrito a fin de que recojan asimismo sus materiales compostables.

Guarda tus semillas

Cuando tus flores y verduras hayan madurado, van a generar semillas ya antes de secarse. Recoge estas semillas y guárdalas en un sitio fresco y seco. Puedes emplear estas semillas en la primavera del próximo año para regresar a cultivar tus plantas. Puedes iniciar por las semillas más simples de guardar, como los tomates, los guisantes, las judías y los pimientos, y también ir subiendo desde ahí.
Esto te ahorrará toneladas de dinero en la adquisición de nuevas semillas anualmente.

Cultiva plantas autóctonas

Las plantas autóctonas son aquellas que medran de forma natural en tu zona. Es más simple cultivar y sostener estas plantas por el hecho de que ya están adaptadas a la lluvia, el suelo y el tiempo de tu zona. Las plantas autóctonas requieren menos esmero e inclusive menos agua para su mantenimiento y desarrollo. Además de esto, al cultivar plantas autóctonas asimismo vas a estar contribuyendo a la conservación de los pájaros y también insectos de tu zona al darles comestible y cobijo.
Debes consultar a los especialistas locales en jardinería sobre las plantas autóctonas de tu zona.

Di no a los herbicidas

Lo mejor es emplear métodos sostenibles para sostener tu jardín. En vez de utilizar herbicidas químicos, debes usar métodos orgánicos para supervisar las malas yerbas y las plagas. Las malas yerbas pueden arrancarse de manera directa con el viejo procedimiento de arrodillarse y arrancarlas… no solo es más ecológico sino asimismo es un enorme ejercicio para ti.

Usa insectos ventajosos para deshacerte de las plagas

Los insectos ventajosos son la manera perfecta que tiene la naturaleza de supervisar las plagas sin emplear productos químicos dañinos. Estos insectos se comen las orugas, los ácaros, los pulgones y otros bichos que consumen las plantas, y lo mejor es que son totalmente inofensivos para las mascotas y las personas.
Un enorme ejemplo son las mariquitas, que no solo son bonitas y se consideran de buena suerte, sino además de esto ¡les chifla comer pulgones!
Solo debes buscar tu inconveniente de plagas en la red y hallar el insecto más conveniente para combatir tu inconveniente.

Desechos vegetales triturados
Otra técnica esencial que los jardineros pueden emplear para crear jardines saludables y de bajo mantenimiento es el acolchado. El acolchado tiene multitud de beneficios:

  • Evita la desecación del suelo
  • Elimina las malas yerbas
  • Modera la temperatura del suelo
  • Reduce la compactación del suelo
  • Agrega nutrientes al suelo
  • Evita la erosión
  • Aumenta el entorno de los jardines

El acolchado puede hacerse cuando se ha plantado algo; asimismo puede hacerse para cubrir la tierra desnuda del jardín. Es uno de los componentes más esenciales de un jardín sostenible.

Abandone el cortacésped de gas

Si deseas reducir tu huella de carbono, es una gran idea deshacerte de tu cortacésped de gas y mudar a otras alternativas más ecológicas, como un cortacésped manual o bien uno eléctrico.
¿Sabías que, conforme la Agencia de Protección del Medio Entorno, emplear un cortacésped de gas a lo largo de una hora equivale, en concepto de polución atmosférica, a conducir un turismo a lo largo de cuarenta y cinco millas? Sí.

Plantar árboles

Plantar árboles ayuda a guardar el carbono de la atmosfera en el suelo. Asimismo ayuda a refrescar tu casa en verano. Además de esto, los árboles buenos y fuertes son un espectáculo hermoso (a quién no le agradan los árboles, ¿cierto??) Personalmente, creo que todos y cada uno de los jardines deberían tener cuando menos un árbol, mas si en tu jardín no cabe uno, siempre y en toda circunstancia puedes cooperar como voluntario con un conjunto local de cuidado de la tierra. Dicho esto, si se plantan árboles en casa, hay que llevar cuidado con el sitio donde se plantan a fin de que no dañen la propiedad. Mas si ocurre algo, siempre y en toda circunstancia puedes contratar a un especialista en árboles a fin de que los retire con seguridad y evite daños mayores.

Conserva los recursos hídricos

Un jardinero sostenible conserva los recursos hídricos usando barriles de lluvia para guardar y usar el agua de lluvia en su jardín. Los jardines de lluvia asimismo pueden desarrollarse a través de la producción de terrazas que guardan el agua de lluvia y la resguardan contra la veloz evaporación.
La meta de un jardinero sostenible ha de ser emplear solamente fuentes naturales de agua, como el agua de lluvia o bien los ríos. En las zonas donde la lluvia es escasa, se pueden emplear herramientas de riego o bien de riego directo, como una regadera. Las herramientas automatizadas, como el aspersor, son más veloces, mas asimismo provocan un enorme despilfarro y es posible que no lo sepas, mas muchas plantas no se llevan bien con los aspersores.

Abonar con estiércol

El estiércol es de los mejores abonos sostenibles con los que puedes alimentar tus plantas. Si tienes tu ganado es excelente, mas si no lo tienes puedes procurar buscar a algún labrador de tu zona que pueda tener alguno que puedas adquirir.

Algas marinas

Las algas son geniales para la mayor parte de las plantas. Tiene muchos nutrientes esenciales que requieren las plantas para un desarrollo saludable. Si vives en una zona donde puedes hallar algas abudantemente, recógelas, sécalas y guárdalas en un sitio seco para desmenuzarlas y usarlas con tus plantas más adelante.
trece. Etiquetas de madera para plantas

En vez de utilizar papel y otros materiales, emplea ramitas de plantas raspadas como etiquetas para plantas. ¡Es creativo, bonito y rentable!

Cercas orgánicas

Usa los restos de madera, los árboles y las ramas caídas para vallar tu jardín, no solo es un procedimiento de vallado orgánico sino asimismo tiene un aspecto verdaderamente atrayente y viejo.
quince. Plantas de alta tolerancia y bajo consumo de agua

Otra forma de preservar los recursos y al unísono tener un fantástico jardín es plantar plantas de alta tolerancia que requieran menos mantenimiento y agua como el arbusto de la miel o bien el ciprés de la ciudad de Monterrey. Estas plantas son idóneas para tener un jardín bonito y respetuoso con la tierra.