Guía definitiva sobre la joyería sostenible

La joyería sostenible y moral implica prácticas de abastecimiento trasparentes y responsables y el empleo de materiales sustentables. Tiene un impacto mínimo en el medioambiente, no está implicada en enfrentamientos y remunera a los trabajadores a través de sueldos justos y ambientes de trabajo seguros.

Estimar la joyería sostenible es como estimar la moda sustentable… apabulladoramente complicado y más que un tanto complicado. Comparten muchos elementos, como las consideraciones sobre la cadena de suministro y el consumo excesivo. No obstante, la industria de la joyería agrega otra dificultad moral y ecológica a tener en cuenta: la minería.

Esto presenta preocupaciones auxiliares en lo relativo al bienestar medioambiental y social, ciertas cuales nos agradaría colgar como un bonito par de pendientes delante de nosotros mismos (y de ) a fin de que podamos comprender mejor lo que hace que una pieza de joyería sea moral y sustentable.

Así, quítense esos pendientes de aro, quítense todos y cada uno de los anillos y prepárense para una mirada en profundidad a todo cuanto reluce y reluce, como a todas y cada una de las cuestiones que reducen ese brillo.

La joyería insostenible y poco ética tiene una serie de inconvenientes:

  • Consumo excesivo
  • Cadenas de suministro complejas
  • Paradigma de desarrollo económico
  • Preocupación por el medioambiente
  • Preocupaciones sociales

¿Qué hacer a este respecto como consumidor?:

  • No adquirir
  • Adquiera productos viejos o bien de segunda mano
  • Estudia
  • Consideraciones sobre la joyería sostenible y ética:
  • Calidad sobre cantidad
  • Materiales sustentables
  • Trasparencia en la cadena de suministro
  • Identificar las marcas con un impacto positivo
  • Certificaciones de joyería moral
  • Esté atento al lavado verde

Características de la joyería sostenible

Examinar la joyería sostenible y moral es como examinar la moda sostenible: apabulladoramente complicado. ¿De qué manera apartamos los diamantes del lignito? 
Si piensas que soltar varios miles y miles de euros en un producto de mucho lujo no va a hacer ningún daño (fuera de tu cuenta corriente), piénsalo nuevamente.

Cuando las joyas vienen en una caja de terciopelo y las lucen espléndidas modelos, nos apuramos a fijarnos en su brillo, su brillo y su lustre, al paso que acostumbramos a ignorar el hecho de que la industria de la joyería está infestada de inconvenientes relacionados con la moral y la sostenibilidad.

Si nos dejamos llevar por la ocasión o bien el regalo, no pensamos en el hecho de que las materias primas de ese anillo o bien pulsera se han extraído de forma insostenible en una de las zonas más pobres del planeta.

La trazabilidad es exageradamente bastante difícil en la industria de la joyería y, si bien es cada vez una mayor preocupación para los compradores, la mayor parte de la gente no incluye discusiones sobre la minería y la esclavitud moderna en su propuesta, aniversario o bien celebraciones de aniversario.

Ya antes de charlar de lo que es la joyería sostenible y moral, echemos una ojeada a las muchas cosas que no es.

EL CONSUMO EXCESIVO
Más adelante vamos a hablar de de qué forma se generan las joyas, mas asimismo es esencial echar una ojeada a de qué manera se consumen.

En ciertos hogares estadounidenses se gastan más de mil seiscientos dólares estadounidenses por año en joyas. En el R. Unido, una encuesta efectuada en dos mil catorce descubrió que la mujer media tenía más de siete mil quinientos dólares americanos en joyas. Aunque una parte consiste en piezas de mucho lujo atemporales, la apabullante mayoría es bisutería de un uso.

De la misma manera que ocurre con la moda veloz, la joyería económica acostumbra a emplearse solo un puñado de veces ya antes de terminar en el vertedero. El baño de plata o bien oro se desvanece velozmente, dejando atrás los materiales más asequibles (y la piel verde). Una vez en un vertedero, las “piedras hermosas” de metal y plástico no se biodegradan y terminan liberando toxinas peligrosas en el aire y el agua.

Con incontables artículos de weblog titulados “x piezas de joyería que toda mujer debería tener” y con las pulseras de dijes Pandora asolando en el mundo entero (que por sí mismas animan a adquirir una nueva joya para prácticamente cualquier ocasión), no extraña que nuestros joyeros estén a rebosar (mientras que la mayor parte prosigue utilizando exactamente las mismas piezas preferidas una y otra vez).

Y semeja que podemos aguardar un exceso de consumo en el futuro.

Con un mayor número de mujeres trabajando, el descenso de los costes del oro y la plata, el incremento de las ventas en el comercio on line y el aumento del Producto Interior Bruto por cabeza, se prevé que el mercado de la joyería medre cuando menos hasta dos mil veintitres.

No obstante, existen algunas buenas noticias. Una investigación de dos mil catorce mostró que más del ochenta por ciento de los usuarios deseaban joyas morales y estaban prestos a abonar más por las joyas con estándares éticos más altos.

 

CADENAS DE SUMINISTRO COMPLEJAS
La trasparencia es exageradamente bastante difícil en la industria de la joyería. Las materias primas se extraen de manera frecuente en un país, se procesan en otro y se transforman en joyas en otro país.

Una cadena de suministro para la joyería acostumbra a ser algo así:

Exploración
Minería
Clasificación
Corte
Pulimentado
Creación de joyas
Inspección y certificación
Venta del producto final
Quizá pues es simple que pase inadvertida, la corrupción es una faceta de muchos aspectos de la cadena de suministro de la joyería. Desde la mina hasta el mercado, hay un montón de puntos de contacto en los que las cosas pueden ir mal desde el punto de vista social o bien medioambiental.

Para muchas marcas, sencillamente no hay forma de descubrir exactamente en qué país se extrajeron las materias primas (por poner un ejemplo, diamantes o bien oro), y mucho menos exactamente en qué mina específica y bajo qué condiciones y protecciones laborales o bien medioambientales concretas.

PARADIGMA DE CRECIMIENTO ECONÓMICO
Si has asistido a una clase de economía en el instituto, seguramente recuerdes la oferta y demanda. Son el comburente tras nuestro sistema económico y si no tienes los dos, no tienes desarrollo.

Como el capitalismo está desarrollado para fomentar el desarrollo progresivo (¿quién desea cerrar el negocio tras vender un solo anillo de diamantes?), requiere una oferta incesante y una demanda todavía más incesante.

En mil novecientos treinta y ocho, la compañía De Beers cambió por siempre la industria de la joyería al insinuar que los diamantes “eran homónimo de romance, y que la medida del amor de un hombre (e inclusive su éxito personal y profesional) era de manera directa proporcional al tamaño y la calidad del diamante que adquiría” (cita de The Atlantic, en esta alucinante lectura) .

Esta campaña de marketing contribuyó a configurar la manera en que vemos las joyas, el amor y el dinero. Se ha inculcado en nuestra sociedad que un anillo de diamantes es la única forma de comprometerse, una idea que ahora se está propagando por todo el planeta.

Ahora, solo un puñado de marcas vende la mayoría de las joyas del planeta y solo un puñado de empresas las generan. Y, como De Beers, hacen lo que sea a fin de que prosigamos comprando sus productos.

Con más mujeres que jamás comprando sus joyas, las marcas saben de qué forma tratar sus productos como esa “recompensa perfecta” para una mujer trabajadora. Simplemente, saben qué portadas de gacetas refulgentes, modelos atractivas y eslóganes de joyas van a hacer el efecto.

 

PREOCUPACIONES MEDIOAMBIENTALES
Cuando se extrae un diamante, se calcula que se mueven doscientos cincuenta toneladas de tierra por cada quilate. Para poner esto en perspectiva, se extraen cerca de ciento cuarenta y ocho millones de quilates todos los años. Las minas son tan enormes que pueden verse desde el espacio.

Y eso es solo la extracción de diamantes, una piedra más pequeña que una uña.

La extracción de metales hermosos (oro, plata y platino) tiene sus problemas:

La polución del aire: Los contaminantes de la fabricación incluyen los compuestos orgánicos volátiles (COV) liberados por los disolventes y los humos que poseen contaminantes atmosféricos peligrosos (HAP).
Restos y polución del agua: La extracción de metales hermosos no solo requiere cantidades ingentes de agua, sino asimismo contamina las aguas subterráneas y amenaza el suministro de agua bebible.

Productos químicos tóxicos como el cianuro, el mercurio y el ácido sulfúrico acostumbran a terminar en las aguas y el suelo locales.
Pérdida y daño de los ecosistemas: El estruendos y las vibraciones se han asociado a un colapso de la vida animal local. La pérdida de biodiversidad y de flora es frecuente en las zonas minadas, del mismo modo que la erosión. La minería y los accidentes mineros han provocado miles y miles de muertes de especies animales y vegetales locales y el deterioro de los suelos.
Emisiones de gases de efecto invernadero: Se estima que cada quilate extraído libera unos cincuenta y siete kg de carbono a la atmosfera.
Materiales peligrosos: Desde el níquel hasta el cadmio, pasando por el plomo y las substancias químicas del pegamento, hay un sinnúmero de materiales dañinos en las joyas. No solo pueden ser peligrosos para los usuarios, sino tampoco son buenos para el planeta.
Residuos: Las tendencias en moda en joyería son fugaces (¿alguien recuerda de Silly Bandz?), lo que quiere decir que muchas joyas terminan en los vertederos. Como la enorme mayoría no es biodegradable, terminará allá por siempre. Supongo que eso es lo que desean decir con “los diamantes son por siempre”.

PREOCUPACIONES SOCIALES
Hay más de cien millones de personas que trabajan en la industria de la joyería. Si combinamos esto con el hecho de que la mayor parte de estas personas viven en ciertas zonas a nivel económico más deprimidas del planeta, tenemos una receta para el desastre.

Desplazamiento humano

Las minas a gran escala se asocian a desplazamientos humanos y reasentamientos. Estos efectos migratorios pueden extenderse mucho alén de lo que habíamos considerado. Las minas van acompañadas de corredores de transporte, lo que quiere decir que enormes extensiones de tierra quedan bajo el control de la compañía minera.

Esto acostumbra a provocar el desplazamiento de cientos -si no miles- de habitantes locales.

Cambios en el medioambiente

Aun si los residentes locales no se ven forzados a desplazarse, con frecuencia se ven expuestos a nuevas condiciones que afectan a sus medios de vida. La biodiversidad local reduce (que es una de las áreas más críticas de la preocupación ambiental), los suelos se degradan, la calidad del agua se ve perjudicada de manera negativa.

En resumen, las cosas de las que la gente depende para subsistir y progresar se ven comprometidas.

Con frecuencia, no se tiene presente la relevancia histórica de estas tierras. Por servirnos de un ejemplo, hace poco, Río Tinto destrozó un sitio sagrado para los indígenas de cuarenta y seis años en Australia Occidental (para una mina de hierro).

Trabajo infantil

Se estima que hay un millón de pequeños trabajando en el mundo entero en pequeñas explotaciones mineras. Muchos pequeños se encaran a condiciones laborales inseguras, a una exposición prolongada a la inhalación de polvo y otras partículas peligrosas, e inclusive a casos de tráfico de personas y trabajos forzados.

Estos pequeños acostumbran a ser víctimas de accidentes o bien afecciones irreversibles para toda la vida. Se han documentado casos de trabajo infantil peligroso en países como Burkina Faso, República Democrática del Congo, Ghana, Indonesia, Malí, Nigeria, Filipinas, Tanzania, Uganda y Zimbabue.

Productos químicos peligrosos

El cianuro es uno de los productos químicos más tóxicos conocidos por el hombre. Asimismo es uno de los productos químicos más usados en la industria de la joyería.

La mayoría del mercurio del planeta se usa para la extracción de oro y muchos mineros están expuestos al refulgente metal líquido. La exposición puede provocar discapacidades e inclusive la muerte.

Riesgos en el sitio de trabajo

Cualquier sitio de trabajo presenta un peligro de riesgo y muerte. No todos y cada uno de los lugares de trabajo toman cautelas singulares para asegurar la seguridad de los trabajadores.

Desgraciadamente, la industria de la joyería está repleta de peligros. Los accidentes mineros pueden provocar lesiones o bien aun la muerte y pueden acontecer cuando los pozos no son seguros o bien el equipo es deficiente. Por poner un ejemplo, los mineros de diamantes de Suráfrica tienen una tasa de mortalidad un veinte por ciento superior a la de la población general. Los mineros de roca dura, o bien subterráneos, se encaran al peor peligro y a las tasas de mortalidad más altas de todos.

Los mineros están continuamente expuestos a toxinas en las minas subterráneas, se ven forzados a respirar polvo que puede provocar más tarde arduos problemas pulmonares, y de forma frecuente padecen “enfermedades de la piel” no identificadas.

Riesgos de la talla de gemas

Mientras que ese diamante es tallado en la talla princesa que los compradores conocen y adoran, asimismo está generando polvo microscópico. La mayor parte de los obreros de las piedras bellas trabajan en instalaciones que no están pertrechadas con medidas de seguridad, como ventilación conveniente o bien equipo de protección.

Como todos podemos imaginar, el polvo de los diamantes no es agradable de aspirar y puede provocar dificultades de salud en un largo plazo, ciertas cuales terminan siendo mortales. Piénsalo: los diamantes son técnicamente carbono, la misma materia de la que está hecho el lignito que provoca incontables muertes por pulmón negro.

Enfrentamiento

La minería y el comercio de diamantes y metales bellos se han asociado a múltiples conjuntos armados violentos en el mundo entero. El comercio de oro y plata ha financiado aun a conjuntos armados asociados con matanzas y violencia sexual sistemática contra civiles.

Estos enfrentamientos proceden tanto de conjuntos individuales como de fuerzas gubernativos que abusan de su poder. En dos mil quince, soldados del gobierno angolano torturaron y asesinaron a civiles en un intento de supervisar las minas de diamantes.

Si bien las demandas de los usuarios han comenzado a mudar el panorama en el que se generan estos enfrentamientos, todavía queda mucho trabajo por hacer. Aun con el empuje de conjuntos como Human Rights Watch, la mayor parte de las marcas prosiguen sin asegurar que sus productos estén verdaderamente libres de enfrentamientos.

 

Qué hacer con la joyería poco ética como consumidor

NO COMPRES NADA EN ABSOLUTO
Muy frecuentemente, las influencias externas (por servirnos de un ejemplo, la presión del marketing para gastar una determinada cantidad en un anillo de compromiso de diamantes) nos llevan a ir a la contra de nuestro mejor juicio. En verdad, la idea de un anillo de compromiso es una de las campañas de marketing más triunfantes de la historia de la humanidad.

Mas solo comenzó siendo eso: una campaña de marketing. Ya antes de eso, la gente se conformaba con decir “sí, deseo” sin todo el tinglado de los diamantes. El amor y la celebración pueden expresarse de un millón de formas diferentes, no es preciso que vengan con quilates.

COMPRAR JOYAS DE SEGUNDA MANO
Imagina la historia que acarrea una joya vintage. No solo no vas a estar contribuyendo a la historia de la destrucción del medioambiente y los inconvenientes sociales, sino asimismo vas a poder localizar ciertas piezas verdaderamente únicas.

Las tiendas vintage son geniales para localizar piezas de joyería únicas y de calidad. Echa una ojeada a nuestra lista de tiendas de segunda mano on-line, incluyendo ciertas geniales tiendas vintage como Etsy y Vestiaire Collective, y opciones como Poshmark, para joyas más actuales que alguien sencillamente ya no desea.

INVESTIGA
La mayor parte de los productores de joyas, por más que lo procuren, no pueden permitirse o bien ni tan siquiera lograr el nivel de activismo y trasparencia de abastecimiento que precisamos para asegurarnos de que sus productos vienen sin el daño que no se ve. De ahí que hay que tener claro qué es lo que desean decir con “ético” o bien “sustentable”. Ninguna marca es perfecta, mas ciertas hacen lo adecuado.

No te “pongas un anillo” hasta el momento en que hayas considerado lo siguiente:

¿Dónde se adquirieron las gemas? ¿Han sido educados los trabajadores en el campo? ¿Se tomaron medidas de seguridad?
¿Qué una parte del viaje “de la mina al mercado” conocen las marcas? ¿Conocen las zonas del planeta implicadas? ¿Las personas implicadas? ¿La protección (o bien destrucción) del medioambiente?
¿Qué impacto social tiene la marca? ¿Devuelven algo a la comunidad mediante alguna práctica beneficiosa?
¿De dónde proceden los materiales? ¿Se han reciclado? ¿Son de origen ético?
¿Qué acabados se han empleado? ¿Contiene el producto final alguna toxina perjudicial?
¿De qué forma se equipara la marca con otras? ¿Conocen las áreas en las que deben prosperar? ¿Qué planes tienen para efectuar los cambios precisos?
¿Ofrece la marca servicios de reparación? ¿Usan materiales que duren un buen tiempo?
¿Participa la marca en la compensación de emisiones de carbono? ¿O bien sus prácticas están certificadas como neutras en carbono?
¿Qué embalaje emplea la marca? ¿Es compostable o bien reciclable?
¿Qué “sensación” te transmite la marca? ¿Semeja que están verdaderamente comprometidos con la joyería sostenible y moral, o bien solo tratan de aprovechar un nuevo mercado?
¿Han investigado otros sitios de investigación ecológica sobre ellos

 

Qué hay que tener en cuenta al buscar marcas de joyería sostenible y ética

Para la mayor parte de la gente, adquirir joyas morales y sustentables va a ser algo que solo va a ocurrir unas rara vez en nuestra vida. Con eso en psique, podemos ahorrar para adquirir una pieza de joyería que se alinee con nuestros valores sociales y ambientales.

Sí, puede quedar realmente bien adquirir un collar que sea idóneo para ese vestido de Comercio Justo con el que lo vas a conjuntar, mas si solo se emplea un puñado de veces es mucho mejor ahorrar para ese collar singular al que le has echado el ojo.

Tu cartera y el planeta te lo agradecerán.

ELEGIR LOS MATERIALES MÁS SOSTENIBLES POSIBLES
Desgraciadamente, tratándose de la “sostenibilidad” de una pieza de joyería, el término no se fundamenta en ninguna regla establecida y es empleado de forma imprecisa por fabricantes y minoristas.

Ciertos joyeros usan nuestra palabra preferida, la “S”, para designar los productos de joyería que se fabrican con materiales reciclados o bien de desecho, o bien para señalar en qué momento las prácticas trasparentes dismuyen las emisiones o bien evitan la destrucción del medioambiente.

Gemas, metales y otros materiales reciclados

Los metales hermosos pueden reciclarse. La plata y el oro pueden derretirse de manera fácil y reformarse en una nueva pieza de joyería. No pierden sus cualidades cuando se funden y se vuelven a utilizar, lo que es estupendo tanto desde el punto de vista medioambiental como financiero.

Si bien es más bastante difícil (y en general no tan rentable), las piedras bellas asimismo pueden reciclarse. No obstante, a fin de que sea sustentable, por norma general solo puede hacerse a pequeña escala y de manera artesanal.

La primera forma en que la joyería reciclada es mejor para el medioambiente es que no precisa de la minería. No requiere el empleo de disolventes de cianuro para separarla. No se asocia con el daño al medioambiente ni con la polución de las aguas próximas.

Además de esto, da una segunda vida a ese broche viejo o bien a ese collar deteriorado a fin de que no estén destinados a engrosar los crecientes flujos de restos sólidos. Nos deja ver los metales bellos precisamente como eso: bellos. Da al oro y a la plata la ocasión de regresar a relucir y nos enseña que no habríamos de ser tan insolentes en el tratamiento de estos materiales.

Busca marcas que usen materiales cien por ciento reciclados y que ofrezcan una alternativa de “recompra” en la que se puedan reciclar las joyas para reducir los restos. Esta forma de reimaginar la manera de ver es vital si alguna vez aguardamos lograr un sistema de producción y consumo con cero restos.

Gemas de origen ético

Como en ocasiones es bastante difícil localizar gemas recicladas, las gemas de origen ético son la segunda opción mejor. Haz preguntas a la marca para cerciorarte de que no recurre a empresas mineras tradicionales y de que incorpora la mayor trasparencia posible en sus prácticas de abastecimiento.

El abastecimiento ético mentará los derechos de los trabajadores, charlará de la salud y la seguridad, probará que se emplean prácticas salariales justas y no va a estar asociado a ningún enfrentamiento. Asimismo incorporará prácticas de sostenibilidad y probará que se ha evaluado el impacto medioambiental y se ha corregido cualquier deficiencia.

Diamantes cultivados en laboratorio

Aun con el Proceso Kimberley (ampliaremos esto más adelante) y una pluralidad de reclamaciones, es verdaderamente, REALMENTE bastante difícil asegurar que los diamantes extraídos se consiguen de forma moral. Es como intentar hallar ese anillo que se fue por el desagüe del fregadero: hay una pequeña posibilidad de lograrlo, mas lo más probable es que sea imposible…

De ahí que, los diamantes cultivados en laboratorio han saltado a la palestra como el nuevo brillo en el planeta de la joyería sostenible y moral. Prácticamente el setenta por ciento de los millennials aseveran que adquirirían una opción alternativa cultivada en laboratorio. ¿A qué se debe esto?

Bueno, de entrada podemos asegurar que los diamantes cultivados en laboratorio se generan sin las catástrofes ambientales y humanitarias.

Los diamantes cultivados en laboratorio se generan usando calor y presión (como sus análogos terrestres). No obstante, en vez de un planeta avejentado, estos diamantes se crean usando máquinas, así sea un sistema de alta presión y elevada temperatura (HPHT) o bien un sistema de deposición química de vapor (CVD).

Si bien la tecnología puede parecer la solución perfecta, los procesos no son completamente limpios. Como en el caso de los diamantes de la Tierra, asimismo hay una falta de trasparencia.

Puesto que se requiere mucha energía para nutrir estas máquinas, se ha sugerido que las emisiones del cultivo de diamantes en un laboratorio son MÁS ALTAS que las de la extracción de diamantes naturales. No obstante, sin datos de laboratorio, es bastante difícil sacar conclusiones sobre qué opción calienta más veloz nuestro planeta.

Existen algunas empresas de diamantes cultivados en laboratorio que han conseguido la certificación de neutralidad en lo que se refiere a las emisiones de carbono durante los años y solo usan energía renovable para nutrir sus operaciones, algo que ha llevado a las compañías de diamantes naturales a hacer lo mismo.

Otra consideración a tener en consideración es que, aunque se asocia con cuestiones sociales, los diamantes naturales dan una fuente de ingresos a millones de personas en el mundo entero que, de otra forma, seguramente tendrían contrariedades económicas. Es bastante difícil decir qué sucedería si una zona pierde la minería y los medios de vida que acarrea.

En suma, hay mucho que estimar con los diamantes cultivados en laboratorio. No obstante, somos de la opinión de que cuando alguien está listo para decir “sí” debe comenzar por decir “sí” a los diamantes cultivados en laboratorio.

Marcas de joyería sostenible y moral

Para apresurar su investigación, lea nuestros artículos sobre marcas de joyería moral, tiendas de joyería Etsy de propiedad negra y, si lo que busca es un reloj sustentable, asimismo hemos cubierto esa base. Todas y cada una de las marcas y empresas que aparecen en esos artículos han sido examinadas conforme con los criterios que hemos enumerado en esta guía.

BUSQUE LA TRANSPARENCIA DE LA CADENA DE SUMINISTRO
Tratándose de la sostenibilidad y las preocupaciones morales, muchas de ellas se hallan en múltiples etapas de las cadenas de suministro. La trasparencia es una parte de la solución para abordar ciertas de nuestras mayores preocupaciones.

Desgraciadamente, la trasparencia en el ámbito de la joyería es asimismo una de las cosas más bastante difíciles de lograr.

Cada país tiene una normativa diferente en materia de minería y derechos de los trabajadores. El paso inicial cara una resolución de joyería moral y sustentable se reduce a la trazabilidad y a conocer el país de origen.

Blockchain

Una forma clave en que las marcas tratan de mudar esto es usando lo que es fundamentalmente la tecnología tras Bitcoin, llamada blockchain. En uno de nuestros primeros capítulos del Podcast de la Jungla Sustentable con Todd Lemons, charlamos de la tecnología blockchain y de de qué forma se está usando para asistir en los sacrificios de conservación. Le animamos a que lo escuche para conseguir más información sobre el poder de la cadena de bloques.

En concepto de joyería, no obstante, el gigante informático IBM ha desarrollado un género de blockchain que es usado por la industria de la joyería para asegurar que sus diamantes no proceden de zonas de enfrentamiento.

TrustChain™ puede rastrear tanto los diamantes como los metales hermosos, mostrando trasparencia en toda la cadena de suministro. Aún está en fase de prueba y no se ha usado, mas esté atento a prácticas afines en el futuro.

Valores de marca

Hasta el momento en que el campo tenga un plan más desarrollado para asegurar la trasparencia, cada marca es quien se encarga de compartir lo que hace para conseguirlo. Echa una ojeada a la página “sobre nosotros” de la marca para poder ver qué valores impulsan su abastecimiento y fabricación.

Deberías poder ver informes y objetivos que muestren exactamente en qué punto se hallan las marcas respecto a la polución, la trazabilidad y la administración de restos, como exactamente en qué punto planean estar tras efectuar las mejoras.

BUSQUE MARCAS CON UN IMPACTO POSITIVO
Mirar la joyería sostenible y moral es como mirar la moda sostenible: apabulladoramente complicado. ¿De qué manera separar los diamantes del lignito? Fotografía de Allie en Unsplash #ethicaljewelry #sustainablejewelry
Fotografía de Allie en Unsplash
Cuando procuramos joyas “morales”, puede ser útil tener una buena definición de trabajo sobre lo que es ser “ético”. Nos agrada esta definición:

“Productos que se generan y comercializan de manera que evitan o bien reducen el daño social, medioambiental, económico, cultural y/o político O bien generan beneficios para exactamente los mismos a escala local, regional, nacional o bien global.”

Bario Neal
Son formas diferentes de ver exactamente el mismo término. ¿Y de qué forma se define precisamente “sin impacto negativo”? Eso semeja bastante imposible cuando están en juego recursos prácticamente infinitos y millones de trabajadores humanos individuales.

Va a haber algún daño social, económico, medioambiental o bien político en nuestras compras. Con la mayor parte de los productos, desde los comestibles hasta la ropa, esta es, desgraciadamente, la realidad.

Por ende, el poder que tenemos como usuarios es procurar minimizarlos dentro de lo posible y seleccionar marcas y productos que no solo se lleven sino asimismo devuelvan a los ambientes y comunidades con los que trabajan.

La joyería moral y responsable garantiza un impacto medioambiental positivo al hacer cosas como la rehabilitación de viejas minas, la plantación de árboles o bien la prevención de la polución del agua y el aire.

Asimismo cumple objetivos sociales como respaldar a los mineros con educación gratis, abonar sueldos justos que dejen a las familias comer, asegurar ambientes de trabajo seguros o bien respaldar a los pequeños artesanos.

Es esencial percatarse de que en ciertas zonas del planeta la joyería puede mudar verdaderamente la vida de quienes la trabajan. La comunidad se forma y los sueldos dignos sacan a la gente de la pobreza. Las mujeres y los indígenas han de ser empoderados en los procesos de toma de resoluciones y percibir las herramientas para prosperar sus medios de vida de una forma segura y respetuosa.

Imagina cuánto más relucirán esos pendientes cuando se asocien a historias como esta.

CERTIFICACIONES DE JOYERÍA SOSTENIBLE Y ÉTICA
Si bien no existen muchas certificaciones por ahí (aún) que nos asistan con esto, existen algunas en las que fijarse:

Comercio Justo: Los materiales, la producción y el comercio están certificados por FLO-Cert como Comercio Justo y cumplen con estándares como: la mejora continua de las condiciones laborales, un incremento de la sostenibilidad ambiental de las actividades, sueldos dignos en compensación por el trabajo y la inversión en el desarrollo organizativo de los trabajadores/agricultores.

El Proceso de Kimberley: Esta resolución de la Organización de la Naciones Unidas es la regla internacional más popular para los diamantes, mas asimismo adolece de muchas debilidades.

Quizá fue un buen punto de inicio para la regulación, mas no define absolutamente el “diamante problemático”, no se aplica a solamente que a los diamantes en salvaje, y se sabe que falla tratándose de imponer sanciones a los países que no cumplen.

Ciertos piensan que no es más que una “tapadera idónea para los diamantes de sangre” y, por ende, debe tomarse con una enorme dosis de escepticismo.

Consejo de Joyería Responsable: Se considera la primordial organización de normalización en lo relativo a la joyería sostenible del planeta.

Sus más de mil doscientos miembros estiman que las joyas deben generarse de forma responsable y sustentable. El código de prácticas incluye cuestiones como los derechos laborales, la salud y la seguridad, y las cadenas de suministro responsables.

No obstante, conforme Human Rights Watch, esta certificación tiene múltiples deficiencias y no puede asegurar de forma concluyente el cumplimiento de las reglas internacionales de abastecimiento responsable. Conque, desgraciadamente, esta certificación está lejos de ser una bala de plata.

Instituto para la Garantía de la Minería Responsable (IRMA): Es la única certificación de terceros libre hoy día para las explotaciones mineras a escala industrial. Se aplica a explotaciones mineras específicas, no a las compañías que las inspeccionan o bien se proveen de ellas, y emplea un “modelo escalonado” de mejora para clasificarlas.

Fairmined: Fairmined certifica el oro de las pequeñas empresas mineras que cumplen las reglas de prácticas responsables. Ciertas de estas prácticas son la retribución justa de los mineros, la mejora de la trazabilidad, la reducción del empleo de productos químicos y la no vinculación con situaciones de enfrentamiento.

SER CONSCIENTE DEL “GREENWASHING” – LAVADO VERDE
Mirar la joyería sostenible y moral es como mirar la moda sostenible: apabulladoramente complicado. ¿De qué forma separar los diamantes del lignito? Fotografía de Jens Johnsson en Unsplash #ethicaljewelry #sustainablejewelry
Fotografía de Jens Johnsson en Unsplash
Como se afirma, no es oro todo cuanto relumbra, y en el planeta de la joyería, el greenwashing quiere decir que no todo cuanto es “sustentable” o bien “ético” lo es verdaderamente.

Como ocurre con cualquier producto ecológico, la línea que aparta la joyería sostenible de la vendible acostumbra a ser turbia. Tratándose de lo “ético”, literalmente cualquiera (y nos referimos a cualquiera) puede retocar ciertas palabras y incorporar una etiqueta y mudar la percepción del consumidor.

O, una marca puede usar materiales plenamente sustentables -desde el oro reciclado hasta el joyero compostable-, mas usa prácticas laborales peligrosas y no paga prácticamente nada a sus empleados. Esto no es ético, mas ¿podría considerarse sustentable? Desde determinado punto de vista social, afirmamos que no.

Puesto que el empleo de las certificaciones de joyería moral está aún en su etapa naciente, se hace todavía más bastante difícil distinguir la verdad de la BS.

Tratándose de cualquier producto, no hay que tomarse las cosas al pie de la letra. Haz preguntas, estudia por tu cuenta y, si te apasiona la joyería sin cargas sociales y medioambientales, ¡actúa!

Juntos, podemos mudar la industria para mejor.

INSPÍRATE Y PASA A LA ACCIÓN
El planeta precisa más usuarios que no estén prestos a hacer la vista gordita frente a las injusticias sociales y medioambientales. Si los diamantes son tu mejor amigo, trátalos como tal.

Por fortuna, cada vez somos más los que nos implicamos en la joyería sostenible y moral. Desde proseguir un movimiento hasta ver un reportaje, asimismo puedes implicarte.

MOVIMIENTOS DE JOYERÍA SOSTENIBLE Y ÉTICA
De la misma manera que las certificaciones de las que hemos hablado previamente, se trata de organizaciones y personas que impulsan una mayor trasparencia y responsabilidad moral en la industria de la joyería.

Cima de la industria de la joyería: Cada cima deja a los asistentes conocer estrategias para un abastecimiento de joyas más sustentable y responsable. Una de sus ideas incluye un modelo de mina replicable que incorpora: una granja regenerativa, educación y empoderamiento de las mujeres y trazabilidad.
Ethical Metalsmiths: Ethical Metalsmiths usa la acción, la conexión y la educación para inspirar la responsabilidad en la industria de la joyería.