Clasificación de los tipos de fertilizantes para el campo

Un buen jardinero conoce la relevancia de un buen abono. Reconocer qué fertilizante se ajusta mejor a las necesidades de tus plantas concretas te va a ayudar a aumentar al máximo el desarrollo de tus jardines. Transfórmese en un especialista en fertilización al conocer las distintas opciones y nutrientes que pueden afectar a sus plantas.

abonos y sus usos

Tipos de abonos para la tierra

Fertilizantes orgánicos y también inorgánicos

Los fertilizantes orgánicos están hechos de materiales naturales y orgánicos, primordialmente estiércol, compost o bien otros productos animales y vegetales. Estos fertilizantes son una enorme fuente de nutrientes, si bien no hay una cantidad medible de ningún nutriente concreto -ciertas bolsas imprimen estimaciones-. Los fertilizantes orgánicos acostumbran a actuar poco a poco y en un largo plazo. Pueden asistir a robustecer el suelo con el tiempo. De los mejores beneficios de los fertilizantes orgánicos es que se pueden hacer en casa. El empleo de su abono puede asistir a hacer medrar su jardín.

Los fertilizantes inorgánicos están hechos de componentes químicos que poseen los nutrientes precisos. Si lo que quieres es dar un empujón veloz a tu jardín, seguramente sea la opción mejor para ti. Para un desarrollo triunfante en un corto plazo, determine qué nutrientes precisa su planta y utilice un fertilizante inorgánico con nutrientes.

Fertilizantes con nitrógeno

El nitrógeno o ázoe es un nutriente de la planta responsable del desarrollo. Este ingrediente es útil en los abonos, sobre todo a lo largo de las etapas medias de la vida de una planta, cuando precisa un estímulo para proseguir con el desarrollo de las hojas grandes y del tallo. Tanto los abonos orgánicos como los inorgánicos poseen fuentes de ázoe.

Fertilizantes de fosfato

El fósforo es un nutriente que las plantas precisan de manera continua. Durante su ciclo de vida, el fósforo ayuda a robustecer el sistema radicular y los tallos de una planta. La floración, la siembra y la fructificación pueden prosperar con el fósforo.

Las plantas con una deficiencia de fósforo experimentarán un desarrollo atrofiado. El fósforo es de larga duración y de acción lenta. El empleo de fertilizantes en el suelo ya antes de la plantación acostumbra a ser una gran idea.

Fertilizantes con potasio

El potasio ayuda a las plantas a desarrollar raíces más profundas y fuertes. Asimismo puede asistir a resguardar a sus plantas de los daños que puedan padecer cuando se ven privadas de otros nutrientes. Este nutriente es esencial para la fotosíntesis y tiene la capacidad de frenar cualquier enfermedad que pueda inficionar su jardín. El abono potásico tiene muchos beneficios. El en qué momento y el de qué forma de la siembra de este fertilizante va a depender de lo que estés plantando. Cuando uses este abono, colócalo lo más cerca posible de las raíces.

Si hay una deficiencia de potasio en su planta, puede ver que los bordes de las hojas están amarillentos o bien cobrizos. Las hojas terminarán muriendo si la falta prosigue.

 

Formas del abono y usos

El fertilizante se presenta en diferentes formas. Hay líquido, en polvo y granulado. Los fertilizantes líquidos acostumbran a diluirse en agua. Diseminarlos es afín a regar el jardín, por norma general se hace con un accesorio de manguera. Los fertilizantes en polvo asimismo precisan agua para ser productivos. Por norma general se extienden a mano y se riegan a fin de que se absorban por completo. Los abonos granulados para el césped pueden diseminarse de manera fácil sobre la tierra. Estos gránulos de nutrientes se empaparán en su jardín con el tiempo conforme lo riegue.