Abonos ecológicos

Generar grandes cantidades de comestibles requiere grandes cantidades de fertilizantes. Sin fertilizantes, los suelos no son tan productivos y los cultivos no medran tan veloz, puesto que los fertilizantes dan suelos más productivos y cultivos de desarrollo más veloz. Por ende, el fertilizante es clave para asegurar que se cultiven suficientes productos para nutrir a las poblaciones a gran escala.

Cualquier fertilizante que se aplique está siempre y en toda circunstancia destinado a continuar en los cultivos en los que se pone, mas, desgraciadamente, los fertilizantes químicos que se usan actualmente con frecuencia se lavan tras los acontecimientos de lluvia. Generalmente, se aplica un exceso de fertilizante y el cultivo no puede absorberlo todo. El exceso de fertilizante puede ser arrastrado por el agua de la lluvia hasta los hábitats, donde grandes cantidades ocasionan efectos dañinos. En verdad, es una de las primordiales fuentes de polución del suelo y de los cursos de agua en el mundo entero.

fertilizantes ecológicos

El exceso de fertilizantes en los suelos y los cursos de agua puede reducir los niveles de oxígeno y la habitabilidad de estas zonas para los organismos que viven en ellas. Además de esto, cuando el fertilizante es arrastrado por el agua, su beneficio se pierde y es un costoso desperdicio. Para combatir contra el despilfarro y el impacto medioambiental negativo de los fertilizantes tradicionales, en nuestros días se estudian opciones de fertilizantes respetuosos con el medioambiente.

Los fertilizantes químicos tradicionales se aplican a los cultivos, mas por desgracia grandes cantidades de nutrientes son arrastrados por el agua y ocasionan polución en otros hábitats. Los fertilizantes respetuosos con el medioambiente pretenden que los nutrientes continúen en el sitio donde se aplican.

 

¿Qué son los abonos ecológicos?

Los abonos ecológicos son fertilizantes diseñados para que duren mucho tiempo, lo que deja que estos los absorban a largo plazo. Una de las maneras de lograrlo es cubrir el fertilizante con una substancia natural que se descompone con el tiempo. Esto evita que los nutrientes del fertilizante se provean de una sola vez y que se supriman sencillamente del sistema. Las substancias naturales empleadas para cubrir los nutrientes proceden de diferentes fuentes. Los revestimientos que cubren el fertilizante son de origen vegetal, como el almidón y el trigo. Otra fuente es el quitosano, una substancia que se halla en el exoesqueleto de animales acuáticos de cuerpo duro, como los cangrejos y las gambas.

 

Beneficios del empleo de fertilizantes ecológicos

El empleo de los abonos ecológicos puede tener múltiples beneficios. La primera es que ayudan a reducir en buena medida la polución ambiental al retener los fertilizantes en los cultivos. Lo idóneo es que este tipo de abonos se apliquen una vez, y después se absorban de forma lenta conforme avanza la época de cultivo, liberando por último los nutrientes que poseen. Puesto que las aguas ribereñas están poco a poco más contaminadas con nutrientes provenientes de la agricultura, cualquier cantidad que pueda reducirse es ventajosa. Además de esto, ciertos materiales empleados en los abonos ecológicos ayudan a absorber el gas de efecto invernadero del dióxido de carbono de la atmosfera y transformarlo en materia orgánica. Esto ayuda a que el suelo sea más sano y puede restaurar las tierras degradadas. Los suelos más sanos retienen más agua y un pH inmejorable para el desarrollo de los cultivos. Los FEP pueden aun ayuda a reducir las emisiones de óxido de ázoe , NOx, que pueden contribuir a la polución del aire. La descomposición de los nutrientes y los fertilizantes acostumbra a generar este gas, con lo que si se aplica menos fertilizante, hay menos opciones de que se genere este gas.

 

Desventajas de los fertilizantes ecológicos

Aunque el empleo de los abonos ecológicos tiene múltiples beneficios sobre la aplicación tradicional de fertilizantes, cada procedimiento de desarrollo de abonos ecológicos viene con inconvenientes y ventajas asociados. Ciertos contras incluyen impactos negativos para el medioambiente por la manera en que se producen ciertos revestimientos para los abonos ecológicos, incluyendo el incremento de las emisiones de gases a lo largo de la producción.

Además de esto, los abonos ecológicos son más costosos, lo que hoy en día limita su empleo a los cultivos especializados. Si bien los abonos ecológicos solo se aplican una vez y se liberan poco a poco con el tiempo, este tiempo de liberación puede no coincidir con el instante en que las plantas más lo precisan.

En nuestros días, la mayor parte de los abonos ecológicos se liberan en las primeras fases de desarrollo de las plantas. Es preciso investigar más sobre las condiciones ideales de liberación a fin de que coincidan con los instantes de mayor desarrollo de las plantas.

Es preciso ponderar los pros y los contras de cada género de abonos ecológicos para determinar qué procedimiento tiene las mayores ventajas generales y los menores efectos secundarios negativos. Si bien los abonos ecológicos son prometedores para las aplicaciones de fertilizantes más respetuosos con el medioambiente, deben optimarse más a fin de que puedan usarse a gran escala.