Tés naturales para la tos

No es ningún secreto que el té caliente puede hacer maravillas con el dolor de garganta. Mas, ¿hay determinadas infusiones singularmente indicadas para esto?

Generalmente, tomar cualquier género de líquido caliente -desde agua caliente hasta caldo de pollo- puede calmar provisionalmente esa sensación de dolor y mucosidad. Mas ciertos géneros de té pueden ser en especial potentes, merced a los compuestos que combaten tanto la inflamación como los gérmenes del resfriado.

 

Tés para aliviar la tos del resfriado y la gripe

¿Cuáles son los té que vale la pena escoger? Acá tienes diez géneros de té para aliviar la tos.

Té de miel
La miel es un supresor de la tos de eficiencia probada, y entremezclarla con agua caliente puede ofrecer un alivio auxiliar. Los descubrimientos prueban que tiene propiedades antimicrobianas que combaten los gérmenes, al tiempo que su textura pegajosa cubre provisionalmente la garganta.

Preparar un té de miel para la tos es sencillísimo. Es suficiente con entremezclar una o bien 2 cucharaditas de miel en una taza de agua caliente. Cualquier clase de miel sirve, mas la miel cruda, que ofrece un poder antioxidante auxiliar, es todavía mejor si la tienes.

Té de jengibre
Esta raíz picante tiene fuertes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, aparte de compuestos que podrían asistir a relajar las vías respiratorias. La combinación de ello podría aliviar la irritación de la garganta y asistirte a calmar la tos.

El té de jengibre es simple de preparar. Hierve de cuatro a seis pedazos de jengibre pelado y cortado en rodajas en dos tazas de agua a lo largo de diez o bien veinte minutos y bébelo.

Té de menta
La sensación de frescor y menta puede adormir provisionalmente el dolor de garganta y, si tienes la nariz tapada, puede facilitarte la respiración. Mas eso no es todo. Las investigaciones prueban que la menta tiene propiedades antimicrobianas y antioxidantes que podrían asistir a eludir los gérmenes.

Pon a remojar una bolsa de té de menta en agua hirviendo, como Twinings of London Pure Peppermint Herbal Tea. Evita hacer té con aceite esencial de menta, que puede ser tóxico en grandes dosis, y perjudicial para el recubrimiento del estómago aun en pequeñas dosis.

Té verde
Se ha probado que hacer gárgaras con esta yerba reduce la tos, gracias en parte a sus compuestos antinflamatorios. Sus compuestos antimicrobianos asimismo podrían impedir el desarrollo de ciertas bacterias y virus.

La mezcla Yogi Tea Green Tea Super Antioxidant combina el té verde con la raíz de regaliz, otro potencial antitusígeno.

Té de raíz de regaliz
Hablando de la raíz de regaliz, la ciencia afirma que este producto puede asistir a reducir la inflamación y quitar ciertas bacterias, hongos y virus. Una investigación aun descubrió que el regaliz reducía la incidencia de la tos en ratones hasta en un setenta y ocho por ciento .

Prueba el té de raíz de regaliz orgánico.

Té de raíz de malvavisco
¿Inconvenientes con la mucosidad? Este producto podría asistir, merced a las enzimas que semejan aflojar la materia pegajosa y combatir las bacterias. Mas no permitas que el nombre te engañe: Sabe más a tierra que a caramelo.

Consejo profesional: Asimismo es calmante para quienes se recobran de úlceras estomacales.

Prueba el té de hojas y raíces de malvavisco.

Té de tomillo
Los descubrimientos sugieren que la actividad antimicrobiana del tomillo podría asistir a combatir los gérmenes y la inflamación que ocasionan la tos. Y cuando se combinó con hiedra, el extracto de tomillo probó reducir los ataques de tos más que un placebo en personas con bronquitis.

Prepara una infusión de tomillo vertiendo una taza y media de agua hirviendo sobre 3 ramitas de tomillo fresco. Déjalo descansar a lo largo de cinco minutos, cuélalo y bébelo. Si tienes caldo de pollo a mano, piensa en emplearlo en vez de H2O. Los estudios prueban que puede calmar la inflamación y asistir a diluir la mucosidad.

Té de limón
La acidez del jugo de limón puede asistir a disolver la mucosidad y, además de esto, aporta vitamina C que puede dar a tu sistema inmunitario un impulso para combatir las infecciones.

Como tomarlo solo sería un tanto intenso (por no charlar de lo duro que es para tu estómago), combínalo con agua caliente para hacer un té. Para preservar más vitamina C, que se degrada con el calor, deja que el té se enfríe poco antes de agregar el jugo de limón.

Mezcla una cucharadita de jugo de limón recién exprimido en una taza de agua caliente. ¿Demasiado ácido para tu gusto? Una cucharadita de miel solo hace que este té sea más confortante.

Té de hojas de frambuesa roja
Usada desde hace cierto tiempo como antídoto para el constipado, la hoja de frambuesa roja contiene compuestos que pueden combatir el dolor y la inflamación, aun en la boca y la garganta. No obstante, para tu información: asimismo puede tener un efecto laxante, conque prepárate.

Prueba el té de hoja de frambuesa orgánico.

Té de manzanilla
Del mismo modo que la hoja de frambuesa roja, es buena opción para combatir tanto el dolor de garganta como la inflamación, en especial si haces gárgaras con ella. Y como favorece la sensación de relajación, puede asistirte a lograr el reposo que precisas para asistir a tu cuerpo a curar.