Hierbas para subir las defensas

En contraste a otros muchos sistemas del cuerpo, que tienen órganos y tejidos diferentes y de manera fácil reconocibles, el sistema inmunológico es complejo y de gran alcance, que contiene abundantes géneros de células y tejidos que tanto radican en otros tejidos y circulan por todo el cuerpo. El sistema inmunitario, un escudo de múltiples capas para el cuerpo, es impresionantemente trabajador.

Los tejidos del sistema inmunitario desempeñan diferentes funciones: La piel sirve de barrera textual contra los invasores, el líquido linfático, la linfa, circula de manera continua para librar a las células de las toxinas rutinarias y los ganglios linfáticos sirven de filtros para el cuerpo. Y si bien técnicamente son parte del sistema circulatorio, los tejidos del sistema inmunitario entienden unas partes del sistema digestible, endocrino, respiratorio e inclusive del esquelético. Si bien ningún sistema del cuerpo marcha de forma autónoma, el sistema inmunitario tiene una relación singularmente simbiótica con el resto sistemas del cuerpo. El sistema inmunitario no conoce fronteras; sus células van a todas y cada una partes.

Sostener el sistema inmunitario en equilibrio es de máxima importancia en todas y cada una de las etapas de la vida. Como sistema de defensa natural, está desarrollado para entrar en acción para respaldar cada área del cuerpo. Si su cuerpo es su castillo, su sistema inmunológico es el de los soldados que patrullan el perímetro y cada corredor en las murallas.

De forma tradicional, se han usado muchas yerbas para fortalecer el sistema inmunitario. Estos productos botánicos promueven una contestación saludable al agobio, favorecen las contestaciones inflamatorias saludables y fomentan un equilibrio microbiano naturalmente saludable en el tracto gastrointestinal, entre otros muchos usos.

 

Hierbas para  aumentar las defensas del sistema inmunológico

En esta lista puedes ver las diferentes hierbas  que favorecerán a tu salud inmunológica.

Astrágalo
Da un apoyo inmunológico de alto nivel mientras que ayuda al cuerpo a amoldarse al estrés y agobio diario. El astrágalo Astragalus spp. es una yerba que se considera esencial en la medicina tradicional china desde hace siglos. El astrágalo fomenta la resistencia saludable de los agobiantes físicos y sensibles eventuales, y asimismo apoya las funciones inmunes saludables. El astrágalo asimismo se ha usado para respaldar el hígado y el sistema inmunológico profundo (a nivel celular). Esta yerba se considera un adaptógeno, ayudando a respaldar las glándulas suprarrenales del cuerpo dejando que el cuerpo se adapte naturalmente al agobio diario.

Sabuco negro
Apoyo inmunológico diario para toda la época. Sabuco negro en rama La baya de sabuco negra es única en lo que se refiere a que da apoyo antioxidante y también inmunológico, debido a su concentración natural de antocianinas (los antioxidantes que le dan ese color púrpura intenso) y otros flavonoides. Los nativos americanos empleaban las ramas de la baya de sabuco negra Sambucus nigra para hacer flautas, con lo que en ocasiones se le llama “el árbol de la música”. Usada de manera frecuente para aromatizar mermeladas, jarabes y vino, esta baya ácida y de color púrpura refulgente da un apoyo inmunológico diario (¡exquisito!) a lo largo de toda la época.

Equinácea
Favorece una contestación inmunitaria sana desde el comienzo. La equinácea Echinacea purpurea y angustifolia es quizá una de las yerbas más conocidas y estudiadas. Fue usada a lo largo de siglos por los nativos americanos y recobró su popularidad en el siglo XIX. La equinácea, asimismo famosa como coneflower púrpura, se emplea para respaldar la salud inmunológica aguda y continua. Los estudios han probado que múltiples unas partes de diferentes especies de equinácea son activas de diferentes maneras; de ahí que se emplean juntas. La equinácea apoya una contestación inmune saludable al comienzo.

Hoja de olivo
Favorece la función inmunitaria mientras que ofrece un apoyo antioxidante. Si bien se presta mucha atención a los aspectos de apoyo al corazón y al apoyo antioxidante de las aceitunas y el aceite de oliva, la hoja de olivo Olea europaea asimismo ayuda a sostener la función inmunitaria con apoyo antioxidante. El componente activo de la hoja de olivo, llamado oleurpeína, asimismo apoya la salud cardiovascular.

Orégano
Favorece la salud de la vegetación digestible y es una fuente natural de antioxidantes. Aparte de siglos de empleo en las cocinas de toda Europa, el orégano ha gozado de una historia del mismo modo larga de apoyo a una contestación inmune saludable. Una fuente natural de antioxidantes, el orégano contiene fitoquímicos que apoyan la resistencia natural del cuerpo. Los aceites volátiles del orégano asisten a respaldar el microbioma saludable en los intestinos y una contestación inmune saludable. En heleno, el orégano Origanum vulgare significa alegría de la montaña, en tanto que la yerba prefiere elevaciones más altas en la zona mediterránea.