Hierbas para desinflamar articulaciones

La inflamación es la contestación protectora de tu cuerpo frente a una lesión o bien daño. Ayuda a sus procesos naturales de sanación y reparación. Un inconveniente empieza cuando su cuerpo está crónicamente inflamado. Muchos factores de agobio o estrés modernos, como la polución, la sensibilidad a los comestibles y el sobrepeso, pueden conducir a la inflamación crónica.

Existen muchas hierbas y condimentas diferentes que pueden asistirle a reducir o bien prevenir la inflamación en su cuerpo.

 

Tipos de hierbas y suplementos que reducen la inflamación de las articulaciones

No debe admitir la inflamación como una parte de la vida moderna. Existen muchas yerbas diferentes que pueden asistirle a reducir o bien prevenir la inflamación en su cuerpo.

Cúrcuma – Curcumina
El agente antinflamatorio de la cúrcuma es su pigmento amarillo llamado curcumina. Las medicinas aiurvédica y china han empleado a lo largo de un buen tiempo la cúrcuma y la curcumina para reducir la inflamación, de esta forma para tratar trastornos digestibles, heridas y también infecciones.

Los estudios han probado que la curcumina asimismo actúa como antioxidante y puede combatir el cáncer. La cúrcuma fresca o bien en polvo es genial en currys, sopas o bien otros platos. La cúrcuma fresca puede añadirse a los jugos de verduras frescas. Asimismo existen suplementos de curcumina.

Té verde
Los efectos precautorios del té verde contra las enfermedades cardiovasculares y el cáncer están bien establecidos. Estudios más recientes han probado que el té verde puede ser un eficiente antinflamatorio, en especial en el tratamiento de la artritis. Asimismo puede reducir la inflamación del tracto digestible, ayudando potencialmente a afecciones como la enfermedad de Crohn o bien la colitis ulcerosa.

Se aconseja tomar de tres a cuatro tazas de té al día. El extracto de té verde asimismo puede encontrarse en forma de pastilla. Y para los que no desean la cafeína, existen tés verdes descafeinados.

Corteza de sauce blanco
La corteza del sauce blanco se ha usado como tratamiento para el dolor y la inflamación desde los viejos tiempos egipcios y romanos. Muchos estudios han probado que la corteza de sauce blanco tiene un efecto equiparable al de la aspirina, mas con menos efectos secundarios que esta.

La dosis frecuente de corteza de sauce blanco es de doscientos cuarenta mg al día para afecciones continuas. Asimismo hay mezclas de yerbas que poseen corteza de sauce blanco que pueden emplearse para un acontecimiento agudo, como un cefalea.

Corteza de pino marítimo – picnogenol
La corteza del pino marítimo, Pinus maritima, se puede convertir en picnogenol. Este extracto se ha empleado a lo largo de más de dos.000 años para asistir a sanar heridas, escorbuto y úlceras, de este modo para reducir la inflamación vascular. Es uno de los antioxidantes más potentes que se conocen hoy día.

Los estudios han probado que el picnogenol es de cincuenta a cien veces más potente que la vitamina liposoluble de tipo E para anular los radicales libres en el cuerpo. Asimismo se ha descubierto que reduce la presión arterial y el peligro de coágulos. Una dosis habitual es de cien-doscientos mg diarios.

Pimientos picantes – capsaicina
Las incontables variedades de pimientos picantes que tenemos en la actualidad empezaron como un pequeño arbusto (Capsicum annum), nativo de las zonas tropicales de América. La capsaicina es la substancia química que hace que un pimiento sea picante. Y es la capsaicina la que ha probado tener un efecto antinflamatorio en el cuerpo.

Cualquier género de chile, como la cayena o bien el jalapeño, contiene capsaicina. Puede usar chiles frescos o bien en polvo en una enorme pluralidad de platos, incluyendo los postres. Los suplementos que poseen capsaicina acostumbran a entremezclarse con otras yerbas para crear mezclas antiinflamatorias naturales.

Incienso – Boswellia serrata
La Boswellia es una pluralidad de árbol originaria de la India, Somalia, Etiopía y la Península Arábica. El incienso es una resina que se extrae de los árboles. Tiene propiedades antiinflamatorias, antiartríticas y calmantes. La resina de Boswellia se usa en nuestros días para tratar trastornos articulares degenerantes y también inflamatorios.

Una investigación probó que una combinación de Boswellia y curcumina era más eficiente para tratar la osteoartritis que un fármaco sintético de empleo común. Se aconseja tomar trescientos-quinientos mg de extracto de Boswellia 2 o bien 3 veces al día para las afecciones inflamatorias en curso.

Pimienta negra
Esta condimenta sin intenciones realmente bultos de un golpe anti-inflamatorio. El sabor propio de la pimienta negra procede de la piperina química. Aun en dosis bajas, se ha probado que la piperina reduce la inflamación. Puede inhibir la propagación del cáncer y se ha probado que elimina la percepción del dolor y los síntomas de la artritis.

Resveratrol
Es un antioxidante que se halla en muchas plantas. Las cantidades más elevadas se han encontrado en la yerba del nudo nipón, Polygonum cuspidatum, y en la piel de las uvas de vino tinto. Se ha probado que el resveratrol es un potente antinflamatorio. Asimismo resguarda contra el daño del ADN y las mutaciones. Puede hallar resveratrol como suplemento común en las tiendas de comestibles naturales. Una dosis habitual es de cincuenta a quinientos mg al día.

Uña de gato – Uncaria tomentosa
Esta yerba se deriva de una parra leñosa nativa de Perú. La corteza de la uña de gato se ha empleado de forma tradicional para tratar la artritis, la bursitis y los trastornos intestinales. Los estudios han probado que puede reducir las contestaciones inflamatorias en el cuerpo y tiene un efecto protector contra la inflamación gastrointestinal.

Se puede hacer una infusión de uña de gato desde un té preparado o bien usar mil mg de la corteza en ocho onzas de agua. Asimismo está libre como extracto seco en una cápsula. Se aconseja tomar de veinte a sesenta mg diarios.

Romero
En una investigación, los participantes recibieron pequeñas cantidades de múltiples yerbas y condimentas comunes a lo largo de un periodo de siete días. El romero mostró uno de los efectos protectores más fuertes contra la inflamación y la oxidación.

Las otras condimentas más esenciales fueron la cúrcuma, el clavo y el jengibre. Los estudiosos apuntaron que las cantidades dadas de cada yerba no eran más que las que alguien comería generalmente en una sopa, salsa o bien otro plato adobado.

Clavo de fragancia
El aceite de clavo de fragancia se puede aplicar de manera directa a las encías para asistir con un dolor de muelas o bien para el control del dolor a lo largo del trabajo bucal. Se ha probado que el clavo de fragancia reduce la inflamación de la boca y la garganta. El clavo asimismo puede emplearse para tratar la diarrea, las náuseas, la hernia, el mal aliento y como expectorante.

Los capullos florales secos, en polvo o bien enteros, son exquisitos en muchos platos salobres, como en postres y bebidas calientes.

Jengibre
Las investigaciones han probado que el jengibre tiene un mejor efecto terapéutico que los antinflamatorios no esteroideos para tratar el dolor y la inflamación. El jengibre asimismo inhibe la activación de múltiples genes implicados en la contestación inflamatoria.

Conforme el Centro Médico de la Universidad de Maryland, el jengibre puede asistir a prevenir o bien tratar las náuseas y los vómitos provocados por el mareo, el embarazo y la quimioterapia. Asimismo puede usarse para reducir el dolor de la osteoartritis y las enfermedades cardiacas. El jengibre es exquisito en muchos platos salobres, como en tés, jugos y postres.

El jengibre tiene una larga historia de empleo en distintas formas de medicina tradicional/alternativa. Se ha empleado para asistir a la digestión, reducir las náuseas y asistir a combatir la gripe y el constipado común, por nombrar ciertos.

Canela
Esta popular condimenta se consigue de la corteza de los árboles de canela nativos de China, India y el sureste asiático. Aparte de ser antiinflamatoria, la canela ha probado tener propiedades antioxidantes, antidiabéticas, antimicrobianas, anticancerígenas y reductoras de lípidos. Aun se ha descubierto que actúa contra trastornos neurológicos como las enfermedades de Parkinson y Alzheimer.

La canela va bien en todo, desde los cereales para el desayuno hasta las sopas y los guisos, pasando por los postres y las bebidas. Cualquier mezcla de condimentas para tartas de manzana o bien de calabaza ya preparada acostumbra a contener canela, clavo y jengibre en una sabrosa mezcla.