Hierbas para cocinar – aromáticas

¿Busca formas de incorporar mucho sabor a sus comidas sin precisar emplear mucha sal? Agrega hierbas frescas o bien secas a tus recetas. Además de esto, es una forma de incorporar un enorme sabor con poca grasa. Así sean frescas o bien secas, agregar hierbas es una forma simple de acrecentar el aroma y el sabor de cualquier plato. Busque estas variedades la próxima vez que vaya a adquirir al súper.

Las yerbas son las partes frondosas de las plantas que no tienen tallos leñosos. Pueden ser frescas o bien secas. Las hierbas secas tienen un sabor más fuerte que las frescas, mas pierden su fuerza de forma rápida.

Las condimentas proceden de la corteza, las yemas, los frutos, las raíces, las semillas o bien los tallos de distintas plantas o bien árboles.

 

Tipos de hierbas aromáticas para cocinar

Estas son ciertas hierbas de cocina más frecuentes que se pueden hallar en muchas cocinas

Albahaca
La albaca se presenta en muchas variedades. Se trata de una hierba de sabor fuerte que sabe como una combinación de regaliz y clavo. La albaca se puede usar en muchos platos, incluyendo las salsas para pasta y el pesto. La albaca fresca tiene más sabor que la seca. Es muy popular en la cocina mediterránea. Los tomates y la albaca combinan realmente bien, como en esta ensalada de tomate y salsa vinagreta de albaca.

Hoja de laurel
El lauro aporta un sabor a madera a las salsas, los guisos, las verduras y las carnes a la parrilla. Las hojas de lauro secas acostumbran a encontrarse en los supermercados y son menos caras que las frescas. Agregue las hojas de lauro al comienzo del proceso de cocción para extraer su sabor. Retirarlas ya antes de servir. Agrega una hoja de lauro a esta sopa de chirivía y zanahoria al curry.

Cilantro o culantro
El cilantro tiene una fuerte olor que en ocasiones se describe como “saponácea”. Combina bien con las comidas picantes. El cilantro se usa en salsas, salteados, como este salteado de tofu con chile dulce, y currys. El cilantro no se cocina bien y debe añadirse inmediatamente antes de servirlo para conseguir un mejor sabor. Las semillas de cilantro son el fruto seco de la planta y se emplean mucho en la cocina asiática.

Eneldo
El eneldo tiene un sabor ligero y propio que se emplea en ensaladas, pescados, huevos, verduras y platos de carne, salsas y aderezos. Agregue el eneldo al final de la cocción pues pierde su sabor cuando se calienta. Utilice eneldo fresco siempre y cuando pueda, en tanto que el eneldo seco tiene poco sabor. Las semillas de eneldo tienen un sabor más fuerte que las hojas, y deben emplearse al comienzo de la cocción a fin de que el calor pueda destacar su sabor. Agrega el eneldo a la ensalada de remolacha y manzana con mostaza.

Hierba de limón
La hierba de limón tiene un sabor y una olor agridulce. Se acostumbra a usar para aromatizar tés y sopas y es usual en la cocina tailandesa y vietnamita. Para emplear la yerba de limón, corte la parte superior y también inferior, retire las capas exteriores y la base blanca. Córtela en pedazos grandes para poder retirarla de forma fácil una vez cocinado el plato. La hierba limón seca no es buen substituto de la fresca. Pruébela en el Khao Tom.

Mejorana
La mejorana es afín al orégano, mas es más dulce y suave. La mejorana va bien con carnes como el cerdo, el cordero y la ternera. Su sabor es mejor cuando se agrega cerca del final del proceso de cocción. Pruebe a incorporar mejorana a esta sopa de verduras de invierno de Ontario.

Orégano
El orégano asimismo recibe el nombre de mejorana silvestre por su sabor y aroma más fuertes y penetrantes. El orégano seco es buen substituto del fresco. El orégano combina bien con los platos a base de tomate, incluyendo las salsas para pizza, y con las carnes. Asimismo combina bien con los sabores de la mayor parte de las verduras. Pruébelo en los calabacines y berenjenas mediterráneos.

Perejil
El perejil es una yerba tenuemente picante y de sabor fresco que se emplea para condimentar muchos platos diferentes, y frecuentemente se utiliza como guarnición. Busque el perejil de hoja plana o bien italiano, que da más sabor que el perejil rizado. El perejil seco no tiene exactamente el mismo sabor intenso, con lo que hay que usarlo fresco siempre y cuando resulte posible. El perejil asimismo puede ser un ingrediente clave en las ensaladas, como en esta ensalada de pollo y bulgur.

Romero
El romero tiene un sabor fuerte que sabe un tanto a limón y a pino. Las hojas de romero se emplean frecuentemente con carnes, salsas de tomate, patatas, sopas, verduras, pescado y aderezos. Tanto el fresco como el seco aportan un fuerte sabor y aroma. Pruébalo con este Filete de cerdo con zanahorias glaseadas a la sidra.

Salvia
La salvia es una hierba fuerte, levemente amarga y con un sabor y aroma a menta. Se usa de forma frecuente en la cocina mediterránea. La salvia se combina con frecuencia con otras hierbas fuertes y se usa para aromatizar la carne de cerdo, la carne de vacuno, el relleno de las aves y las salchichas. La salvia seca puede ser un buen substituto de la fresca, mas solo se precisan pequeñas cantidades debido a su fuerte sabor.

Tomillo
El tomillo se usa para aromatizar sopas y guisos, salsas, verduras, platos de carne, aves y pescado, y acostumbra a conjuntarse con otras hierbas como el romero, el perejil y el orégano. Se emplea frecuentemente en la cocina francesa. Debido a su intenso sabor, úselo en pequeñas cantidades. Pruébelo con esta sopa Minestrone.

Las hierbas secas se preservan mejor en recipientes herméticos en un sitio fresco y obscuro a lo largo de un máximo de 6 meses. Reemplace las yerbas viejas de forma regular para conseguir el máximo sabor.

Por norma general, se puede reemplazar 1 cucharada de hierbas frescas por 1 cucharadita de hierbas secas, mas verifique siempre y en todo momento las instrucciones de substitución de la receta.

 

Cómo emplear las hierbas para cocinar

Utilice las hierbas enteras al comienzo de la cocción, como las hojas de lauro, por el hecho de que tardan más en extraer el sabor cuando están enteras. Cuando se pican, las células de las hojas de las hierbas se abren, lo que deja salir el aroma. Las herbas picadas se emplean mejor ya antes de servirlas.

Las hierbas secas precisan tiempo para rehidratarse y deben añadirse pronto a fin de que el calor libere sus sabores. Aplaste las hierbas secas entre los dedos ya antes de incorporarlas a un plato para asistir a liberar su sabor.

Las hierbas frescas y secas pueden incorporar nuevos sabores y aromas a su cocina sin agregar grasa, sodio o bien calorías. Experimente con las distintas hierbas para poder ver cuál le agrada más.